jueves, 9 de abril de 2009

Take it (not) easy!

Sigo en mi periodo de crisis: cada dia tengo una serie divagaciones sobre un mismo tema asaltan mi cabeza, hoy le ha tocado a la simplicidad.

Si hubiera que poner tags sobre características o cualidades a las personas antes de conocerlas (que sencillo sería todo si lo supieramos de antemano!), yo me pondría, entre otros que no proceden como nerviosa e impaciente, el de simple y sencilla. Esto es, exceptuando otros no tan objetivos como divina e indestructible, claro está - poner estos tags me convertiría en una inconsecuente, otra cualidad que detesto de una manera brutal, pero ya hablaré de esto en otro momento.

Y estas cualidades, ¡hacen tan sencilla la vida! Porque, cuántos problemas nos ahorraríamos si no existieran las metáforas! Mi problema con las metáforas viene desde que era pequeña hasta ahora (mi madre siempre me dijo que era demasiado literal, lo que ella ve como un problema) Porque un símil sirve para ejemplificar algo que no se ha entendido de otra manera, pero una metáfora solo sirve para adornar. Para disfrazar una realidad, para decir cosas de maneras que no se dicen clara y directamente, ya sea por miedo, o simplemente para hacerse los guays. Y siempre me han resultado absurdos los adornos innecesarios.

Me gustan las explicaciones claras, concisas y simples. Me gusta la música que con tres acordes y dos frases puede llegar a hacerme llorar -ya todos saben que soy una punk de mierda, para colmo toco el bajo-. Me gustan las peliculas que se preocupan por exponer un tema sin dar rodeos, sin metáforas (te odio David Lynch), sin divagaciones rocambolescas y en muchisisisisisisimos casos (hola Godard) inentendibles. ¿Para qué sirve eso? Pretenciosidad, excentricidad y intelectualismo - lo que lleva a clasismo. Pero me estoy yendo por las ramas.

El caso es, si mi ideal de personalidad y de forma de ser es tan sencillo y simple, ¿por qué mi cerebro no puede actuar igual? Quiero decir, mi forma de hacer las cosas es tal y como lo he dicho, no soy inconsecuente con ello excepto con mi forma de pensar las cosas. Le doy tres mil vueltas a cualquier minima cosa y siempre hay tres mil posibilidades de interpretar una señal, una mirada, un comentario, la manera en que concurren las situaciones. Y este es mi mayor problema, no se como solucionar mis terribles dudas.

But right now I'll just sit here so contentedly and watch the river flow...

3 comentarios:

Mrs. O dijo...

Ni el maravilloso David Lynch podría haber interpretado mejor esa metáfora de la vida, en la que hablas de tu "yo interno" pero en realidad haces apogeo de la simpleza de la naturaleza, del mecanismo interno tan complejo de todo ser vivo, pero SIMPLE a la visualización humana.

Ay Ann, Lynch no usa metáforas; desvaría. Y no me hagas discrepar, porque lo adoro y me encanta sus bandas sonoras.

Por cierto, cuando estuviste aquí ¿viste lo de "cortos canarios"?. Me llama la atención, pero ahora no me funciona el TDT.

¿Sabes? Creo que las personas debemos* (recalco "debemos") rodearnos de claridad, transparencia y buscar eso en los demás. Pero no te creas que facilitaría tu día a día. Todo termina cansando. Considérate simple (y no simplona* a modo de insulto). Pero no pretendas que el Mundo anhele ser igual. A fin de cuentas siempre hay algo bello "en toda flor que desee cambiar de color para llamar más la atención". Puedo saciarte de metáforas, de indirectas, de dobles sentidos, de delirio gratuito, es mero entretenimiento (buscar la belleza con florituras; también lo es -música, literatura, decoración, moda-), no obstante, la esencia, lo fundamental de las personas es nuestra innata sencillez. Créeme, si hay libros de autoayuda, estándars, estadística es porque somos previsibles, de mecanismo simple, lo demás; es sólo por aparentar. A unos nos gusta más que a otros dar a conocer nuestro ser básico.

¿Te das cuenta de que siempre te frustras por lo mismo? Bueno, también yo (me percaté releyendo mis blogs del myspace). Eres sumamente especial por desear abiertamente lo que otros detestan.

anna van anna dijo...

Ann, se que tienes razón, pero es que me resulta brutalmente frustrante que la gente no piense, no maquine, no planee las cosas igual que yo. Porque cuando interactuan conmigo, intento interpretar todo lo que dicen pensando en qué situación habría yo dicho/hecho lo que ellos. Te lo juro, odio a la gente porque soy incapaz de relacionarme con ellos. Y encima, como tu, soy una cabeza cuadrada.
Y encima, mis bases y mis creencias de cómo deben ser las cosas caen cada dos por tres.
No sé por qué estoy ahora asi, supongo que habrá personas nuevas en mi vida que me habrán hecho replantearme mi forma de ser, pero el caso es que es una mierda.
Echo de menos la anna van anna inmadura e inconsciente.

Anthorion dijo...

Te voy a repatear el inconsciente como sigas con estas!! Que yo ya estoy de nuevo en God mode!
Tiene narices que lo quieras todo tan claro cuando tu eres incapaz de sacarlo en claro. ¿Metáforas?
Yo no diría eso, yo lo llamaría empatía, (Lynch no entra aqui), y el truco de esta es casi no pensar, si ves un gesto interpreta lo primero que se te ocurra... Y si no mata al mensajero XD
Porque lo que no puede esperar alguien que solo emite medias verdades y metáforas es que encima tengamos que entenderle todo.

Te guste o no eres alemana: Cabeza cuadrada XD

Un abrazako!