lunes, 15 de junio de 2009

Otra vez, THUNDER ROAD

Esta es mi tercera entrada sobre Bruce Springsteen. Si hace tres años me lo hubieran dicho no me lo habría creido, porque cuando mi querido hermano no hacía mas que poner prove it all night y born to run a todo volumen en el despacho de casa, yo le pegaba gritos y le insultaba porque realmente no entendía que le veía a Bruce como para escucharlo a todas horas. Pero en poco tiempo comprendí el por qué de su devoción.

He hablado muchas veces del Boss. Una de las veces, antes de ir a mi primer examen de la universidad en la que estoy ahora. Y es que no me canso de escucharlo, aparte de la cuestión musical, que ya todos sabemos que es Dios, tiene una voz impresionante, y aparte está con la E Street Band que, sin comentarios...

Bueno, muchas veces he pensado que no sé dejarme llevar por mis sentimientos, que todo lo hago en base a mis ideas preconcebidas sobre las cosas, que soy brutalmente sistemática, como decía en mi anterior entrada, que no como cuando tengo hambre sino cuando toca (gracias papá, esto lo he copiado de ti). Pero cuando escucho Thunder Road, aunque sea la 1500 vez que la haya escuchado, y siento un escalofrío y de repente me olvido de todo lo que hay a mi alrededor, me doy cuenta de que sí! Que si me dejo llevar por mis sentimientos, si Bruce es capaz de hacerme sentir más segura de mi misma, mas confiada, superior - aunque esto os suene terriblemente arrogante, es el medio para ser realmente como os gusta que sea.

Creo que estoy mezclando demasiadas cosas aqui, no soy capaz de expresar con palabras lo que significa esto para mi:

Hey that's me and I want you only
Don't turn me home again
I just can't face myself alone again
Don't run back inside
Darling you know just what I'm here for
So you're scared and you're thinking
That maybe we ain't that young anymore
Show a little faith there's magic in the night
You ain't a beauty but hey you're alright
Oh and that's alright with me

Increible. Siento tanta empatía con la música de Bruce Springsteen que creo que sería capaz de cualquier cosa, de dejarlo todo por algo que me proporcionara lo que me da él.

Creo que el calor está volviendome esotérica, esta entrada es un poco extraña. Pero da igual, la publicaré igual. Rock on!

1 comentario:

Anthorion dijo...

Oh dios mio! La niña perdida de Anna vuelve a la vida!
Lo que te pasa en normal, más que normal (te joda o no), es humano! A todos nos pasa con una música o otra, con ciertas imágenes, gestos.
Se llama empatía, como bien dices, solo que esta vez te invita a desatarte, cosa que no eres muy propensa normalmente (en la actualidad, porque de adolescente hormonada...) Y te ves pensando cosas que no son normales en ti. Por eso te ha venido bien vivir donde vives ahora, porque igual estás aprendiendo a ser tu misma, contigo misma. No solo Anna.
Y mucho mejor con el ritmo de esa canción.

P.d: Niño con tenedores en los ojos!