sábado, 4 de septiembre de 2010

Road Trips

The Eagles - Hotel California (1976)






El disco de hoy, junto al Rubber Soul y el Wish you were here, es quizá uno de los primeros discos que memoricé durante mi infancia. Este disco refleja prácticamente la mayoría de los road trips que hice con mi familia.
Todo el mundo ha escuchado la canción Hotel California, normal: es brutal. Llevo oyendolo tanto tiempo que es como si hubiera nacido con él, pero lo cierto es que cuando los road trips acabaron y ya nos hacíamos mayores, retomé a los Eagles, y me di cuenta de que un buen disco era, pero tambien descubri los grandes bajones de intensidad que tenía. Cosas de las que no me daba cuenta con diez años, porque me eclipsaban Hotel California, New kid in Town y The Last Resort. Además, la sensación de tranquilidad que me daba estar en el coche con mi familia. En muchas ocasiones ibamos por sitios peligrosos, mis oidos sufrían los cambios de presión y tenía vértigo, pero me daba igual: yo sabía que con mi papi al volante no iba a pasar nada. Asi que simplemente me ponía cómoda, miraba por la ventana, y escuchaba en silencio a los Eagles.
Me encantaría volver a tener esa sensación de seguridad, de protección. Con el tiempo, me han empezado a dar mucho más miedo los coches y mi vértigo se ha agravado. Y no sólo eso, ahora "revisitando" el Hotel California, me doy cuenta de que no es un disco tan tan tan tan bueno como pensaba de pequeña, cuando Wasted Time casi me hacía llorar.

(Aun así, si mi hermano algun día llegara a leer esto, que quede claro que me encantan los Eagles y me siguen gustando, pero ya no es lo que era antes. Ojalá)

2 comentarios:

Piru dijo...

De pequeño me molaba la cancion, incluso trabajñe con ella en ingles, pero la cogi maaaaaaaazo de manía y nse por qué??...

Al dijo...

Pues la banda sonora de mis viajes (cuando la había) era ópera y si acaso la música del Super Mario 2 o del Lucky Luke en mi Game Boy, pero muy muy bajito... ah y gritos, si porque un pequeño roce sin querer solía tener consecuencias nefastas. Que buenos recuerdos!