martes, 9 de noviembre de 2010

breakdown 1, 2, 3!

Acabo de venir de correr, y ahora que es un privilegio sacar tiempo para ir al gimnasio, lo aprecio aun más. Creo que hay pocas sensaciones tan buenas para mi como gastar la barra de energía, sentir que el corazón va a 160rpm, no pensar en nada - a no ser que me de por pensar en escribir, como hoy, por ejemplo. Hacer deporte aclara mis ideas y me hace sentir bien, por no mencionar que me hace valorar realmente lo bien que sienta descansar.
Pero para empezar a sentir eso necesito motivarme, y no hay nada mejor para motivarme que la música. Y concretamente... los buzzcocks!




No se si he contado alguna vez que tuve una epoca de rock progresivo a muerte. Por entonces repudiaba todo lo que tuviera que ver con el punk: ni los ramones, ni los clash, ni los buzzcocks, ni (insert band here). Poco a poco me fui "reformando", extrañamente conocí el post-punk y el new wave, y luego empezó a gustarme el power pop (mucho mucho muchisimo), y finalmente el punk, a regañadientes, eso si (esta extraña evolución tiene sentido en realidad, alguna vez contaré por qué sucedió todo asi).

A los buzzcocks los conocí bastante tarde, después de mi incursión en el power pop. Escuchaba cosas modernas como los Black Lips, a Jay Reatard, o a Gentleman Jesse and his men y, como esas niñas que empiezan a descargarse I love rock and roll porque escuchan la versión de Britney Spears, acabé descubriendo a los Buzzcocks. Escuché unas cuantas canciones porque mi amigo Dani me dijo que iban a venir a Madrid... con una semana de antelación.

Un día antes o un día después del concierto conocí a Alfonso y a Toño en clase. Y Alfonso me habló del concierto de los Buzzcocks al que podíamos haber ido y no fuimos porque no teníamos a nadie con quien ir (maldito destino... si nos hubieramos conocido una semana antes!). Poco después me pasó casi todos sus discos (casi todos incompletos, por cierto) y los escuchaba en el gimnasio, igual que ahora. Y hasta ahora, no ha habido un grupo que me motive a acelerar tanto como los Buzzcocks.

Y ahora, hablando un poco de su música, me encanta me encanta me encanta el Time's Up y correr mientras canto mentalmente Boredom... inconscientemente me sale esa canción en ese punto del trayecto en el que estoy terriblemente aburrida. Mi canción preferida es I don't mind (y creo que la de Alfonso también), y si no, al menos me recuerda muchísimo a él.
Musicalmente me parecen que tienen algo muy diferente a los otros grupos del estilo que he escuchado. Sin conocer mucho punk, les veo un toque más perverso y algo especial que les hace más innovadores, y no tan coñazo como me imaginaba que iba a ser el punk. No sé si me estoy volviendo loca pero escuchando el solo de sixteen again me ha parecido que estaba escuchando a Can (quitando la base punk desquiciada).

En fin, no sé si les haría mucha ilusión a los Buzzcocks que les utilice para motivarme en el gimnasio y no para emborracharme en una fiesta o en un bar punk, pero si tuviera la oportunidad, les preguntaría!

1 comentario:

Al dijo...

Como mola!! Dios es que "I don't mind" puede que sea la canción que más he escuchado en toda mi vida, también es verdad que a los Buzzcocks les escucho desde que me inicie en esto del punk...

Yo también creo que tienen algo especial, podrían considerarse los Ramones de Reino Unido, aunque, musicalmente no se parece, pero hacen punk con un toque de power-pop y sobretodo con muchas ganas de acabar sus canciones porque son muchas veces muy rapidas, sin ser hardcore... claro!

La próxima vez que se pasen por Madrid deberíamos ir, eso si, con chandal y zapatillas de correr ;)