martes, 11 de enero de 2011

Old man blues is going to try to find you everywhere!

Lo bueno de poner el aleatorio es recordar que hubo un momento en que me obsesioné con tal o cual grupo, y volver a escucharlos y entender por qué estaba tan omnubilada por ellos.
Y hoy me pasó con los Remains


THE REMAINS (1964-1966)



Todo empezó cuando descubrí los Nuggets, el recopilatorio de garage americano de mediados de los 60. Ese recopilatorio me enseñó la mayoría de los grupos que más he escuchado y que más me gustan, y los que hicieron que el garage se convirtiera en mi género preferido durante mucho tiempo.
Además creo un antes y un después, porque no sólo descubrí grupos de garage puro, sino que empecé a tomarle cariño al punk, y más tarde, empezar a tener fe en la música de mi generación, al descubrir el garage punk (que aunque poco, tiene algo que ver y fue gracias al garage auténtico como llegue a ellos), como a los Black Lips o a Jay Reatard, principalmente.
Recuerdo que al conocer los grupos que salían en los Nuggets, la frase que más decía entonces era: "no sé cómo no pueden haberse hecho famosos".

Ya hablaré largo y tendido sobre los muchos grupos que descubrí gracias a los Nuggets, pero hoy, en especial, Barry and The Remains.

La mayoría de las referencias que hacen de los Remains se dirigen a la gran influencia que grupos como los Kinks o los Rolling Stones (especialmente estos) tuvieron en ellos. Yo nunca escuché seriamente a los Rolling Stones, pero sí a los Kinks, y aunque es cierto que algo hay, los Remains tienen, a mi parecer, más potentes que ellos. También claro, son posteriores... y americanos.

Siempre he pensado que el garage rock es una mezcla de muchos estilos que me encantan: la british invasion, el soul y el rock and roll. Y de ahi el éxito que ha tenido conmigo. Y si hay, para mi, un grupo referencia en el garage, son los Remains.
Me obsesioné tanto, tantísimo, con ellos, que soñé una vez que unos turistas me cantaban Ain't that her en un bar en el sur de Tenerife. Don't look back fue el tono de mi movil durante muchisimo tiempo. Y Why do you cry fue la primera (y unica, hasta ahora) canción que pedi en el Louie Louie, a un pincha que desde luego, no se lo esperaba por la cara que me puso.

Y sigo pensando que es uno de los grupos que debieron haber sido más conocidos de lo que fueron en su momento, y que ese status de culto que tienen ahora no es suficiente para ellos.
Pero a cuántos grupos les habrá pasado lo mismo!

1 comentario:

Al dijo...

Que grandes!

Ya era hora, me sorprende que no hayas escrito antes sobre ellos.
Me recuerdan mucho a cuando nos estabamos conociendo porque, a parte de pasarmelos, tu estabas absolutamente obsesionada con ellos, y luego yo me volví adicto a ellos.
Es una pena que tan poca gente les conozca porque verdaderamente merecen la pena, la unica pega un único disco real (porque el que te regale tiene pocas canciones nuevas y la mayoría son versiones).

Sigue escribiendo por favor, te quiero.