miércoles, 4 de marzo de 2009

If i were the boss...


Todo el mundo que me conoce sabe que mi vida gira alrededor de la música. Desde aquella mítica frase prepúber que mi padre no para de utilizar para burlarse de mi "MI VIDA ES LA MÚSICA!!", hasta mis colegas del pasillo acojonados por que utilice un amplificador como altavoz.

Bueno, siempre he dicho lo que es capaz de cambiarme el ánimo la música. Cuando estoy cabreada escucho a los angry samoans (es decir, ultimamente casi siempre); cuando estoy triste me pongo a Elliott Smith, cuando... cuando estoy bajo tierra y quiero subirme el ánimo de cualquier modo, porque tengo que sacar las fuerzas de donde sea para conseguir cualquier cosa, me pongo a Bruce. Al Boss.

Son muchisimas las veces a las que he recurrido a Badlands, Thunder Road o al Born to Run al ir a clase en mi ipod. En mi primer exámen de la UAM, en el cual estaba totalmente sola, en mi exámen de conducir, en cualquier momento en el que, muy a mi pesar, y en contra de mi vanidad y la supuesta autoconfianza y seguridad en mi misma que me gusta mostrar hacia el exterior, me fallan las fuerzas y me veo incapaz de soportarlo. Entonces, no puedo mas que darle al play y sentir la empatía que me proporciona el Jefe. Dos acordes, dos frases y soy una persona diferente.

Y yo no tengo, o no puedo, mas que agradecer a la música haberme ayudado a formar mi personalidad. 

PD: Ahora solo falta saber qué grupo me hizo ser tan racista :D