lunes, 18 de enero de 2010

Jay Reatard

Ha muerto Jay Reatard http://www.lastfm.es/music/Jay+Reatard. Cuando me enteré no me lo podía creer, me paso años escuchando música de gente que ya está muerta, los cuales no voy a poder ver en directo. Y cuando acabo descubriendo a grupos que hacen que pase por encima de los prejuicios anti-música actual que me han acompañado casi toda mi vida, ¿se mueren? No es justo. Y me cabrea, pero me cabrea no como digo que me cabrea que siendo tan monas las gemelas Olsen de pequeñas sean ahora tan horribles; es pura frustración. Es como si me hubieran robado algo que compré pero no tuve tiempo de utilizar, de gastar, de aborrecer. Por puro egoísmo. Tío, con 29 años no se puede morir...




Me siento sorprendentemente dolida, y no puedo dejar de pensar en eso mientras estudio esta mierda. Pero en fin, que se le va a hacer, la vida sigue. Al menos para mi.

RIP Jay Reatard (1980-2010)

jueves, 14 de enero de 2010

otra vez examenes...

Bueno, aunque hace un frio horrible, ya al menos ha parado de nevar, de llover, y toda esa mierda que al principio es muy bucólica y muy bonita y luego acaba por fastidiarte la suela de las botas y ponerte en peligro de muerte.

Odio a la gente que fuma dentro de la facultad, encima teniendo la salida a 10 metros. Ya no sé si es por molestar simplemente, porque sigue siendo guay ir de rebelde, o porque simplemente son unos vagos asquerosos. En fin...

Estoy cabreada, como siempre en la época de exámenes. Parece que no doy ni una, y encima he perdido en estos tiempos toda la seguridad en mi misma que tenía. Estoy harta ya de querer estar en Tenerife cuando estoy en Madrid y viceversa, odiar el acento canario cuando estoy ahi y echarlo de menos brutalmente en Madrid, hacer sentir inferiores a otras personas a mis propios amigos (cuando en realidad no lo creo), pasar de importarme muchísimo mi salud y hacer deporte y al día siguiente darme exactamente igual, engañarme a mi misma, decir cosas que no pienso... ¿por qué coño hago estas cosas? En serio, pensé que eran cosas de mi adolescencia, que se me acabaría pasando, pero con 22 años debería empezar a sentar cabeza, ¿no? Ay no sé. Estoy cansada de mi. Y sí, es verdad que ahora al menos lo reconozco, pero ¿de qué me sirve si no puedo solucionarlo o evitarlo? Y no miento cuando digo: ya te cansarás de mi, ni lo digo para que me digas que no lo harás, pero por tu bien espero que lo hagas, porque soy un desastre, y siempre busco excusas para todo, y creo que soy guay porque tengo un gusto musical muy bueno, hago reir a las personas, y hago chistes sobre negros y monos.

Y esto no es más que otro ejemplo de mi vanidad, ahora me iré a tomar un café y a clase, mientras me voy preparando para otro show de fake Anna preparándose para destruir todo lo que encuentre a su paso. Adiós.