domingo, 25 de abril de 2010

Quiero publicar antes de que muera alguien mas

Llevo unas semanas estando muy feliz. La mayor prueba de esto es que los días han pasado terriblemente rápido desde que cumpli 22 años, en febrero de este año, y quizá en este momento debería fijarse el punto de inflexión, aunque en realidad todo esto estaba escrito desde hacía unos cuantos meses más.
En el fondo, siempre he estado feliz en general, y todo el mundo que me conoce lo sabe. Me rio de todo, no tengo mucho de que quejarme (y aun asi lo hago), no he tenido ningun motivo para no estarlo. Pero es ahora cuando soy consciente de verdad.
Y es gracioso que justo me de cuenta cuando me empeño en que tanta felicidad no puede durar mucho. Siempre parto de la base de que todo está perfecto, y que cuando está perfecto no puede ir a mejor, si no a peor, ¿no? Pero lo que forma ese "perfecto" es principalmente mi familia, Alfonso, y luego mis amigos, y al menos mi familia me ha durado toda la vida. Joder, si me entendiera con las malditas metáforas me habría dado cuenta antes de que mi profe de religión tenía razón en que la felicidad era como una balsa, que se mueve tranquilamente y predeciblemente, y no el scalextric que mi hermano y yo cutremente convertíamos en un circuito mortal haciendo rampas con legos.
Y, de todos modos, aunque lo de la balsa me convenza por un rato, para el resto de momentos me queda pensar que no todo está cumplido. Desde luego podría mejorar: mis notas, mi orden, el lugar donde vivo, podría haber nacido no adorando el Club Deportivo Tenerife y asi haber aumentado mi longevidad, yo qué sé...
No me importa. ¿Dónde hay que firmar para que todo quede como está ahora?



PD: Excepto por una cosa, que el Tenerife saliera del descenso
PD2: Otra cosa: Quiero vivir en el centro ya!

Parece que al final las cosas si pueden ir a mejor. Es porque llené la balsa de legos (esto si que no cambiara nunca, mi ineptitud con las metáforas)

:)