sábado, 13 de agosto de 2011

Musica de madres

Durante varios veranos, el enorme Chrysler Voyager de la madre de mi mejor amiga se llenaba de seis o siete niños preadolescentes alterados para hacer un viaje que siempre era el mismo: de casa al club de tenis donde pasábamos todas las mañanas y tardes y del club de tenis a casa. Se turnaba con mi madre para llevarnos a todos (suerte para quien le tocara la vuelta, cuando estábamos cansados, anestesiados y mansos). En ambos coches casi siempre sonaba lo mismo, una música que muchos de mi generación recordarán del mismo modo que nosotras: la conocida música de madres.
Dos grupos que abanderan esta calificación inventada sobre la marcha son Supertramp y la Electric Light Orchestra. Grupos que realmente no sé muy bien qué son, que son parte progresivos y parte pop, que son muy melódicos, alegres pero dramáticos, suenan sofisticados, que son todos músicos extraordinarios y como tal, suenan a super banda, y que parecen muy maduros... Pero quizá tengo esta sensación porque irremediablemente me recuerdan a mi madre.

Me hizo mucha gracia descubrir que había una ola llamada Adult Orient Rock (AOR), donde caben grupos como Toto, Foreigner, Journey, Boston... grupos que surgieron a finales de los setenta y que no eran tan rockeros para ser hard rock, que tenían canciones más melódicas, más facilonas, alegres. Y aunque la ELO y supertramp no son considerados AOR, entiendo que se le haya puesto ese nombre.



Supertramp - Even in the quietest moments (1977)

Esta es una de las portadas más bonitas que he visto rondar por mi casa. El nombre del disco no es en vano, y la portada evoca perfectamente la tranquilidad y el sosiego del mismo. Se aleja un poco del sonido típico de supertramp pero manteniendo su estilo, es decir: suenan a ellos pero no parece un disco suyo, empezando porque tienen un sonido más pop. Cuando pienso en ellos pienso en drama, en teatro, como en Gone Hollywood, que es mi canción preferida.

Tengo una memoria a corto plazo horrible, pero por lo menos puedo relacionar enseguida canciones con momentos o con personas. Give a Little Bit, que es el primer tema del disco, fue la primera canción que mi padre me enseñó a tocar con la guitarra, y recuerdo como si hubiera sido ayer cuando en mi antiguo salón me copiaba los acordes en un papel, y frustrarme porque no podía hacer los acordes de fa con mi mini dedo.




Electric Light Orchestra - A new world record (1976)


Mi madre podría hacer la reseña de la ELO mucho mejor que yo, asi que me remito a sus palabras cuando hoy lo volvimos a escuchar. "Es un disco muy alegre, muy vivo, recuerda en muchas ocasiones a los Beatles". No hay mas que escuchar Livin' Thing para darse cuenta de lo optimistas que suenan sus canciones.


Ahora soy yo la que conduzco, y nada más llegar, el primer disco que cogi para poner en el coche fue el Breakfast in America de Supertramp. Los de la ELO no me hizo ni falta cogerlos, porque mi madre se me había adelantado.

6 comentarios:

Al dijo...

La verdad es que no me sorprendió nada escuchar Supertramp cuando me subí por primera vez en el coche de tu madre este verano, porque ya me habías hablado de tus viajes en coche y la música de madre.

La verdad es que el género de "música de madre" no se puede aplicar a la mía, a mi lo que más me recuerda a mi madre es Serrat, Cecilia (una cantautora) y Rosana; discos suyos rodaban por su volkswaguen negro que curiosamente tenía la misma edad que yo

Como ha cambiado todo, ayer volvimos escuchando de Marbella el Hotel California, Help y para terminar una recopilación de opera que a cada canción mi madre trataba de adivinar la opera y el compositor. Menos mal que al llegar a casa no había dos tios vestidos de blanco dispuestos a matarnos a ritmo de Naked City...ufff!!

anna van anna dijo...

Jajaja, ¿tuviste al final un Funny Games al llegar a Madrid? ;)
Mi madre también escuchaba esos que dices, o lo que es peor, aun de vez en cuando me sorprende cantando canciones de siniestro total o alaska y los pegamoides... En fin, los años 80.

Un beso!

El Bueno de Cuttlas dijo...

Todos tenemos en la memoria músicas de familiares o amigos. Yo por ejemplo descubrí a los Creedence gracias a una de esas excursiones automovilísticas.

A lo mejor ya lo conoces Anna, pero por si acaso te recomiendo un blog de música muy interesante, sus comentarios de discos es de lo más completo:

http://reinodemondongo.blogspot.com

Un saludo

anna van anna dijo...

La verdad es que Creedence es un grupo genial para la carretera, qué buena forma de conocerlos.
Gracias por la recomendación, alguna vez he pasado por ese blog y la verdad es que sí, es bastante interesante.

Un saludo!

Mario dijo...

He caído de accidente en tu bitácora y me llamo la atención lo que has escrito, me hizo pensar si había algo de la música de mis padres en mí, como que siempre nos creemos jovenes, muy actuales, como decir en buena sintonía, pero debo reconocer que sí, que efectivamente me gusta cierta música de ellos, con decir que se trata de Nat King Cole ya creo que suena a muy antiguo, pero creo que en la música como toda arte uno trata de sentir algo y para ello me siento ecléctico, no tengo rótulos en mis gustos sino trato de acaparar sonidos independientes, puede ser jazz o salsa porque hay genios incluso en donde menos creemos. Con tanta excusa decir que me pareció un escrito muy intimo y dulce. Un abrazo.

Mario.

anna van anna dijo...

Muchas gracias por tu comentario Mario, en mi caso mis padres han ejercido una influencia muy fuerte en mis gustos, asi que practicamente todo lo que escucho es de ellos. Yo la verdad es que soy un poco menos ecléctica, pero desde luego estoy de acuerdo en que lo más importante es lo que te hace sentir sea el estilo que sea, lo que te hace recordar o relacionar con determinados momentos que has vivido.

Un saludo.