jueves, 27 de octubre de 2011

Fire Walk with Me

Hace unas semanas vi la primera temporada de The Killing. De golpe, sin esperar a que saliera en la sexta ni en fox, porque me enganchó tanto el primer episodio que no quise esperar, asi que la vi por internet. A eso hay que sumarle el bombardeo publicitario




Que la serie fuera de aMC y el guiño a Twin Peaks, así como las innumerables comparaciones con ella, además de las buenas críticas, me convencieron.
Como dije, el primer capítulo me encantó. Me gustó mucho que estuviera ambientada en el lluvioso Seattle (las vistas y las panorámicas de la ciudad son una maravilla), y esa atmósfera oscura. Eso sí, desde el principio el único parecido que encontré con Twin Peaks fue el asesinato de una adolescente. Y algun giro de la historia parecido, si no idéntico, pero no substancial.

Y es que nunca he visto una serie tan especial como Twin Peaks. Y es casi una opinión generalizada entre la gente que la ha visto: padres como los míos que la vieron por Telecinco a principios de los noventa (sí, un hecho sorprendente para nuestra generación), o la gente que la revive ahora.
La primera temporada de Twin Peaks es increíble. Al principio sólo hay una chica muerta, como en The Killing, y un agente del FBI, Agente Dale Cooper (o Coopi para Albert Rosenfield) va a un pequeño pueblo en las montañas de alguna ciudad de Washington (Twin Peaks) a intentar resolver el caso. Después la investigación va avanzando mientras conocemos detalles de los personajes y las subtramas. Hasta ahi todo normal, típica serie, ¿no?

Casi todos los personajes principales de Twin Peaks son extraños, misteriosos y carismáticos. En ese pueblecito aparentemente tranquilo, acogedor, y perdido entre las montañas gemelas, todos tienen algo que esconder.

Laura Palmer (Sheryl Lee)

Empezando por la protagonista muerta. Laura Palmer (y su posterior caracterización de la prima Maddie). Laura tiene un rostro y una expresión que me resulta terrorífica, a pesar de la impresión de inocencia que se le quiere dar al principio, con el famoso portarretrato de su foto de graduación.
La caracterización de los personajes es espectacular. Y no ya sólo los más esotéricos, como la mujer del tronco o el hombre manco, sino los aparentemente más convencionales, como el guapísimo novio de Laura (Bobby) y su relación con su padre, el teniente Briggs, también fundamental en la investigación del asesinato; el traumatizado padre de Laura (Leland), la mística compañera de Laura del instituto (Audrey Horne), o el sensible y adorable Pete Martell, caracterizado por mi querido Peter Falk. Todo esto, en medio de los bosques, en un pueblo perdido en el tiempo que lidia con la extraña muerte de la estrella del instituto, y una estética retro 50's de lo más entrañable. Y el sello de la locura en el mundo onírico de Lynch, a medio camino entre lo normal y lo absurdo.



Albert Rosenfield (uno de mis personajes preferidos)


Dicho todo esto, yo no he pasado tanto miedo nunca como con Twin Peaks. Sólo recuerdo esta clase de tensión brutal, inaguantable, de tener que quitarla pero no poder hacerlo, con Funny Games. A medida que avanza la historia, el asesinato de Laura Palmer no es sólo el asesinato de una adolescente. ¡Pero cómo una serie firmada por David Lynch se iba a quedar en algo tan convencional! Se va destapando la vida oculta de Laura, los bosques encierran misterios, los búhos no son lo que parecen ser. Ni nadie. Y a partir de la segunda temporada los sucesos son cada vez más paranormales, la cosa se complica más, hay cada vez más interrogantes. Para mi, a partir de ese momento, la serie pierde bastante, pero aun así es imposible dejar de verla.

Y la música. Hace unos meses mi madre me llamó y me dijo que habían puesto la música de Twin Peaks en una clase de Pilates y que "imaginate lo que me relaja Twin Peaks!". Esto me recuerda a que hace poco, mientras comíamos en un restaurante de Segovia, también nos pusieron la música de cabecera. Claro, estás despellezando un cochinillo a ritmo de Twin Peaks, muy agradable. En fin. La música (realmente evocadora, como podéis imaginar) corre a cargo de Angelo Badalamenti, y es alucinante, pero es verdad: oirla en cualquier circunstancia inesperada es escalofriante.

Años después, Lynch dirigió Twin Peaks: Fire Walk with me, situada en un momento anterior al asesinato, en el que se investiga otro asesinato y conocemos la vida de Laura detalladamente, con una Donna Hayward cambiada no, cambiadísima (podrían haberse currado algo más la elección de la actriz), y se intentan despejar algunas dudas que quedaron al finalizar la serie. O al menos era la intención de Lynch, claro que Lynch e intentar despejar dudas no combinan bien. Pero bueno, se le perdona por su pequeño papel como el sordete jefe de Cooper en la serie, que sin duda era de los más divertidos




Creo que nunca volverá a haber una serie tan impactante como Twin Peaks. O puede que sí, pero de lo que estoy segura es de que nunca la volveremos a ver en telecinco.

7 comentarios:

Al dijo...

No lo digas muy alto que los de Telecinco con un puñado que actoruchos españoles que tienen en un armario a robasar te hace un re-make.

La verdad es que la primera temporada de Twin Peaks es alucinante, es cierto que sobre un tema aparentemente simple se desarrollan una serie de historias complejas, me gustó mucho más la primera porque Laura sigue estando en el aire, la herida todavía esta abierta, en cambio en la segunda la muerte de Laura me da la sensación que se sitúa a años luz.

No me sorprende que hayas hablado de la banda sonora, porque es impresionante. Se me ponen lo pelos de punta cada vez que la escucho. Es una sensación extraña la que siento, no solo me trasmite pavor sino que me recorre una sensación de calidez al recordar el pequeño pueblecito y los personajes tan curiosos que dan vida a la historia.

En fin, siguiendo tu recomendación trataré de ver The Killing, si mis obligaciones me lo permiten. Solo pido 25 horas al día!, no es tanto ¿no?

Tyla DeVille dijo...

"No lo digas muy alto que los de Telecinco con un puñado que actoruchos españoles que tienen en un armario a robasar te hace un re-make." Jajajaja.

Por increíble que pueda parecer, nunca he visto Twin Peaks! Y eso que mi ex era acérrima de la serie y devota de Lynch. Aunque, bien pensado, quizá fuese por eso mismo. De este director solo he visto Blue Velvet -que me mola mucho- y la de Una Historia Verdadera, que tiene su nosequé entrañable que también me enrrolla.

Rock On!!!

anna van anna dijo...

Al, jajaja, me imagino a Resines haciendo de Dale Cooper, dios mio...
A mi también me gusta más la primera, tienes razón en lo de la muerte de Laura, llega un momento en el que es algo totalmente secundario. Además es mucho más realista. No creo que The Killing te guste mucho, porque me has dicho que no te va mucho el drama en las series, no está mal. Por cierto, la prota es la mujer del amigo de Ferris Bueller. El de la casona en el bosque jaja. Un beso!!

Tyla, Twin Peaks mola mucho!! Fijate que yo no soy muy amiga de David Lynch. Al principio me agobiaba muchisimo, pensaba "joder, yo quiero entender las cosas por la película, no quiero tener que ir a una web después de verla para que Lynch me explique por qué y qué sentido tiene Mulholland Drive". El otro día vi Carretera Perdida por segunda vez (la primera vez la crucifiqué) y bueno, me gustó algo más. Eso sí, visualmente es una maravilla. Pero para mi eso nunca es suficiente en una pelicula! Un abrazo Tyla!

alexcerrato dijo...

Lo que me gusta de Twin Peaks, entre otras cosas, es que el cabrito de Lynch nos mete un culebron y nos lo vende como una serie de misterio sobrenatural/thriller psicólogico o algo así. Y por eso se puede revisar, ya que el motivo último de la serie (dar con el asesino de Laura) es lo que menos importancia tiene.

Y como produce desasosiego una serie que tiene infinidad de momentos de humor surrealista y pánfilo.

anna van anna dijo...

Hola Alex, la verdad es que no lo había mirado así! Pero sí, estoy de acuerdo contigo, aun sabiendo el desenlace yo ya la he visto un par de veces y no me canso, descubrir al asesino es lo de menos.
El humor de Twin Peaks es lo mejor. Aun recuerdo una escena en la que Dale Cooper iba al veterinario y se cruzaba con una llama que le miraba a los ojos, con la cabeza alta, hacía un ruido y Dale se quedaba como si nada. No me he reido tanto como con eso, tuve que dar un poco para atrás el video y volverlo a ver como cuatro veces. Genial.

Un saludo y gracias por comentar!

Piru dijo...

Pues sí que Twin Peaks fue de las primeras series que pusieron el listón de calidad, sino por encima, a la misma altura que el buen cine.
Lynch le d su sello personal, lo que le hace una serie única, tanto por la estética, la trama, la música, los sucesos paranormales, es una maravilla.
Y maravilla es también The Killing, como bien dices no tiene nada que ver con Twin Peaks, pero en realidad tampoco lo necesita que digamos. Tiene una calidad bastante alta, muy cercana a la serie. Posiblemente nunca estará a la altura por el pequeño detalle de que Twin Peaks es un mito: a los mitos se les perdona todo y se les deja en un alar alejado de todo lo demás.
Por cierto que Telecinco hizo una más que decente adaptación de Twin Peaks a la española: Punta escarlata, bastante recomendable para lo que se suele ver en la TV nacional.

anna van anna dijo...

Pablo, gracias por tu comentario. De acuerdo contigo respecto a lo de Twin Peaks. The Killing no sé si has terminado la temporada, ya me contarás qué te ha parecido al final. Ya sabes que a mi me dejó un poco... pero bueno, me sigue enganchando. Es de lo mejor que he visto ultimamente, y la verdad es que estoy sorprendida porque ultimamente están saliendo series buenisimas.
Recuerdo haber visto anunciada Punta Escarlata, pero nunca la vi. La verdad es que me dan una pereza increible las series españolas...
un saludo