martes, 6 de septiembre de 2011

Road Trippin with Neil Young

Me encanta viajar en coche. Me gusta tanto conducir como ir de pasajera, pero sobre todo conducir. Soy la típica que inconscientemente hace del paseo de dos kilómetros que hay de casa a la playa o del gimnasio a casa todo un ritual: pongo un cd que vaya con la ocasión, me pongo las gafas de sol, bajo las ventanas y sobre todo, pongo la música a todo volumen. Porque desde luego, el cincuenta por ciento del atractivo de conducir está en la música. Ir en silencio es un coñazo.

La primera vez que conduje sola, sin profesora de la autoescuela o copilotos histéricos (santa mamá, cada vez que me acuerdo de cómo se agarraba a la puerta, pobrecita), estaba enganchadísima a Neil Young. Y al GTA San Andreas, lo cual parecía bastante contraproducente.
Y parecerá una tontería, pero conducir sola era una de las cosas que más ilusión me hacía, asi que necesitaba un disco especial para ese momento.
Y con todos los discos para viajes en carretera que había ideado durante tanto tiempo, justo cuando necesitaba uno, no lo tenía. Asi que pillé lo que en ese momento no podía dejar de escuchar


Neil Young with Crazy Horse - Everybody knows this is knowhere (1969)


1969. Neil Young acababa de terminar con Buffalo Springfield y tan sólo cuatro meses antes de sacar este disco, que fue el primero que grababa con Crazy Horse, había lanzado su primer disco en solitario.

Cinnamon Girl es uno de los temas más famosos de toda la carrera de Neil Young. Me encanta la voz de Neil, ya cante falsetto o en un tono más grave, tiene una personalidad que la hace reconocible en cualquier situación. Everybody Knows This is Nowhere es el tema con el que aluciné ese día tan especial para mi, el día que por fin podía conducir sola. Me sentía genial pudiendo sacar el brazo por la ventana o dejando la mano apoyada en la palanca de cambios (mi madre lo critica porque dice que no es elegante), mientras cantaba los lalalas de los coros.
Estos dos primeros son los temas más optimistas del disco. La verdad es que al margen del cariño especial que le tengo porque es mi disco, es perfecto para un viaje en carretera. Round and Round (it won't be long) es mucho más intimista y lenta, preciosa con esos coros.

Las estrellas del disco indudablemente son Down by the River y la que cierra el disco, Cowgirl in the Sand. Son temas más contundentes que los demás, que rondan entre los nueve y diez minutos en que los absolutos protagonistas son las guitarras de Danny Whitten y Neil Young complementándose perfectamente, aunque tengo que reconocer que se me va toda la atención al gravísimo bajo de Down By the River, como siempre, mi perdición. La guitarra rítmica de Whitten en Cowgirl in the Sand suena más agresiva. La letra de este tema siempre me ha parecido durísima, de hecho alguna vez leí que la mujer de Neil se cogió un cabreo monumental echándole en cara que tenía que haber otra mujer en su vida. Pobrecillo, encima que tenía una fiebre altísima cuando la escribió...

"It's the woman in you that makes you want to play this game"... (si es que a veces las mujeres nos lo buscamos...)



Neil Young & Danny Whitten


Qué grande era Whitten. Y qué perfecto complemento para Neil. Él se encargaba de la parte rítmica, y los solos de Neil son simples, ninguna virguería ni excesos en absoluto, encajan a la perfección.
Losing End (when you're on) es otro ejemplo de lo bien que encajaban, no sólo con las guitarras sino cantando juntos. Neil solía cantar los tonos más graves y Whitten los más agudos, y las armonías en los coros (que en este disco son bastantes) son una maravilla.

Sin duda, uno de mis discos preferidos de Neil Young. Y aunque ya haya perdido un poco de emoción lo de conducir, este disco siempre estará entre mis ideales para viajar por carretera.

11 comentarios:

Alex Noiser dijo...

Qué gran disco este que comentas. Yo también me aficioné a este tío a raíz del San Andreas. Luego me compré el Ragged Glory, y qué maravilla!

Alex Noiser dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
anna van anna dijo...

gracias por comentar! qué cancion suya salía en el san andreas? lo más parecido que recuerdo es horse with no name de America.
No he escuchado el Ragged Glory, pero caerá, caerá. Un beso!!

Möbius el Crononauta dijo...

Neil Young es uno de los mejores compañeros de carretera que uno puede tener.

La última vez creo que fue precisamente con el Ragged Glory. Gran disco.

Saludos

Al dijo...

Espero con ansia el momento de coger el coche a solas de una vez!

Me hizo mucha gracias porque he visto ese ritual y es como lo describes, exactamente igual.

Yo siempre he tenido miedo de escuchar mientras conduzco algo que realmente me guste (ahora en la autoescuela no me dejan). Ya sabes que suelo dejar la mente en blanco (lo has sufrido mucho) y no me entero de nada a mi alrededor, además me imagino siguiendo el ritmo de la música con el pedal de acelerar... vamos que conducir con música para mi puede ser un peligro. Pero me temo que va a ser, como en tu caso, absolutamente imprescindible.

Un beso, de tus mejores entradas baby.

El Bueno de Cuttlas dijo...

Neil Young es uno de los grandes, recuerdo que cuando lo descubrí me empaché a escuchar canciones y videos de sus conciertos. La chica canela, esa "Cinnamon Girl" tan dulce como maravillosa, es sin duda una de mis canciones preferidas. Qué buena entrada Anna, siento comentar con retraso :-)

PD: Te has cambiado la foto por la de Lee Reemick en "Anatomía de una Asesinato", ¿verdad? En esa peli estaba guapísima y reuerdo la cara con la que la miraba el bueno de James Stewart (bueno, y yo también).

Un abrazo

anna van anna dijo...

Al, muchas gracias! Lo que tengo claro es que no te dejaré poner Helter Skelter mientras conduzcas nunca, todavía recuerdo la cara de loco que se te queda escuchándola jeje.

Cuttlas, gracias por tu comentario, me alegro mucho de que te haya gustado la entrada. Neil Young es muy, muy importante para mi, asi que también he tenido fuertes empaches de él jeje. Es enorme.
Sí! Es Lee Remick. Me gusta mucho Anatomía de un asesinato, me alucinan Otto Preminger, James Stewart y Lee Remick. me encanta la historia, el sentido del humor y es hasta... desmoralizante (lo digo como estudiante de Derecho sobre todo), y en especial el de Lee Remick es uno de los personajes más misteriosos y atractivos que he visto en una película. Es encantadora.

Un abrazo

Tyla DeVille dijo...

Ains, el tito Neil, precisamente ando organizando un show tributo con bandas de mi ciudad para dentro de dos semanas...

En mi caso, el preferido es "Zuma", que me parece lo más orgánico, crudo y eléctrico que ha hecho y, mención aparte, tiene LA canción, "Don't Cry, No Tears"

Rock On!

anna van anna dijo...

Por casualidad vivirás en Madrid? Porque me encantaría ir a un concierto tributo de Neil Young!

Zuma es uno de mis preferidos, y más la canción que comentas. Qué buenos son los inicios de disco de Neil.
Justo esta semana mandaba a pedir por amazon una camiseta con la portada, que es una de mis preferidas.

Un abrazo!!

Tyla DeVille dijo...

No tengo el gusto, anna! vivo en un sitio con mucha menos "acción", esa pintoresca y contradictoria ciudad llamada Sevilla, aunque bueno, las bandas de aquí son macanudas también, eh? jejeje.

Rock On!

anna van anna dijo...

Sevilla! Ya me imagino que habrá bandas buenas por ahi, seguro que el tributo a Neil Young será la leche!

Y uff, en Madrid conozco pocas bandas pequeñas, es una pena. Eso sí, conciertos grandes tenemos algunos buenos, y bares!

Un abrazo